Las emociones durante el Posparto

Cuando quedas embarazada por primera vez, comienzas a escuchar o a prestarle más  atención a todo lo que dicen los que ya son papas; bueno vamos a estar claros, a veces no es que quieres saber, es que vienen a darte un sin fin de opiniones, comentario y anecdotas, que no están de más, aunque en muchas ocasiones son de completos extraños que incluyen que debes y no hacer, con respecto a… bueno a todo.

Pero si algo es claro es que no dejas de escuchar lo especial que es tener a tu hijo en los brazos por primera vez, del amor que sientes, de la felicidad indescriptible. Sin embargo hay algo que no se dice, que se mantiene como un secreto, y es la cantidad infinita y sumamente invasiva de dudas que llegan a invadirte y con lo cual puedes llegar a sentir que no sabes lo que haces y mucho menos si seras capaz de enfrentarte a lo que viene.

La primera vez que vi a Miranda sentí muchas emociones, sin duda felicidad fue una de ellas, saber que estaba sana, que había salido bien, que ahora estaríamos juntos, es una sensación difícil de expresar.
Aún así, lo que pensé luego, cuando ya estábamos solos Miranda, #elgordito y yo en la habitación de la clínica fue: literalmente, ¿y ahora que? ¡Toda esta personita es mi responsabilidad! Depende totalmente de mi; ¿será que lo haré bien? ¿Será que sabré cómo hacerlo? ¿La podré cuidar bien? Dudaba de mí en todo y sentía mucha ansiedad.
Cuando tenía dos semanas de nacida, una madrugada, con sueño, cansada, lo que pensaba es, ¡esto no lo puedo hacer más tiempo! Si yo duermo como adolescente, ¿como hago ahora esto de dormir poco? En fin las dudas me invadían sin cesar y estaba completamente convencida que no iba a poder con todo, no entendía como otros podían con tanto, con tantas emociones y mantenerse ‘en calma’. ¿Es que acaso hay un secreto que nadie cuenta?
Hace un par de semanas pude coversar con una amiga que acababa de dar a luz y al preguntarle cómo estaba, me dijo que se sentía cansada, y llena de muchas emociones, que no sabía que hacer y sentía que estaba deprimida; su respuesta me sorprendió, pero no por lo que me dijo, sino por la sinceridad en sus palabras y lo real de sus emociones. Y en ese momento me di cuenta que el secreto que poco se dice, son las emociones ‘negativas’ que nos invaden durante el posparto, y que pueden hacernos sentir culpable o mala madre, o desagradecidas con lo que se vive, o todo lo anterior junto. Y es que creo que en poco o en gran medida todas nos hemos sentido así, la cuestión es que poco se dice o se comenta.
Y me decidí a escribir esto, porque quizás alguien lo pueda leer y sentirse comprendida, además de acompañada en este sube y baja de emociones que es la maternidad. Oye mamá primeriza, segundiza, terceriza… no estás sola, está bien si te sientes ahogada, está bien si te sientes irritable, o desconectada, o con sucesivos cambios de humor, o te cuesta dormir o te sientes ansiosa y es que no sólo son las hormonas que están allí llevando el control de tu vida, también es un cambio radical por el que estás pasando, porque aunque ya tengas un hijo, pues la llegada de un segundo o un tercero implica un cambio, ya tu vida no es como era antes, ya no tienes tanta libertad, alguien más depende de ti, y todo esto son motivos suficientes para que te sientas de la manera en la que te sientes, y eso no hace que seas mala madre, que no ames a tu hijo o que no puedas darle todo lo que necesita.
Creo sinceramente, que hablar al respecto es lo que te va a hacer salir de allí, es lo que te va a hacer sentir acompañada, escuchada, comprendida, que no estás sola y que otras también pasan o pasaron por allí.
La primera vez que me quede sola con Miranda ella tenía 2 semanas y estaba acostada durmiendo y se ahogo con saliva y la agarre y le empecé a dar en la espalda por lo que empezó a llorar, cuando se calmo, seguía con los ojos cerrados y dormida y yo ya tenía una película en la mente de que no respiraba y entonces le seguía dando en la espalda y ella lloraba y se volvía a calmar y yo le volvía a dar en la espalda, como 5 min después me di cuenta que ella estaba bien que lloraba porque se asustaba que le estaba dando palmadas. Y durante todo ese proceso caminaba de un lado a otro, asustada, llamaba al pediatra por teléfono, que menos mal nunca me pude comunicar;  luego en frío pensaba ¿qué le iba a decir al pediatra? Que mi hija se está ahogando y ¿el qué podría hacer por teléfono? Al final ella estaba bien solo se ahogo con saliva ella misma tosió y se le pasó, porque ellos tienen reflejos y saben que hacer.
Cuando nació Martín las dudas atacaban de nuevo, cómo haría para darle la atención necesaria a los dos, cómo los cuidaría, podría hacerlo. Además que tenía la experiencia de haber cuidado de un bebé pequeño hace poco tiempo, pero eso da igual, la primera noche me daba miedo dormir mientras lo sostenía, aun cuando con Miranda era experta, me daba miedo bañarlo sola los primeros días; vamos que por fuera podrían pensar que el segundo es un tiro al piso, pero para mi era comenzar de nuevo, reconectarme con el cuidado de ese ser chiquitito.
Con todo esto solo te quiero decir es que te entiendo, que es normal que te sientas así, que yo también lo viví, confía en ti, confía en tu instinto, el sabrá qué hacer cuando lo necesites, y no seas tan dura contigo, que nadie nace aprendido, y mucho menos en esto de la maternidad, en donde cada niño es diferente, que cada momento de vida es diferente y cada circunstancia de vida hace que los niños y nosotros como padres actuemos y seamos diferentes.
Esta bien llorar, estaba bien reír y sobretodo está bien disfrutar de cada momento de esta bella experiencia de ser mamá. Busca momentos que sean para ti, es lo más dificil que hay, pero no imposible, y que ese momento te sirva para reconectarte contigo. Pide ayuda, esto me lo digo también a mi, que vaya como me cuesta, pero es TAN importante, saber que no todo lo puedes hacer y eso está bien.
Al final, los niños crecen y sobrevives a las noches de insomnio, aprendes a vivir en ese modo avión, o como un zombie andante, y todo, todo estará bien.
 
Y si sientes que todo esto no pasa y que la ansiedad te controla y que la perdida de energía es considerable busca ayuda, habla con alguien, únete a un grupo de apoyo, siempre hay gente que ha pasado por eso y está dispuesto a ayudarte. Yo estaré por aquí, te puedo leer y acompañar si así lo necesitas, que para eso somos todas #UnaTribudeAmor
Y tú alguna vez sentiste algo así ¿qué hiciste para sentirte mejor?
Besos,
Blog Comments

Hola me encanta lo escribes, porque así me sentí yo al principio hasta desarrolle depresión postparto, sin muchas las emociones que se viven y en mi caso lo que me afecto fue saber «tanto» en teoría y pa realidad era otra. Hice un curso prenatal que para mi fuelo peor pues todo lo satanizan, la cesárea y dar fórmula, en mi caso tuve cesárea porque venía podalico y solo amante 1 mes pues no pude el bebe no se llenaba, no subía de peso y los senos se me rompieron horrible apesar de q busque ayuda con una consejera de lactancia materna; de verdad que la pase muy mal. ¿ como losolucione? Busque ayuda profprofesional y me uni a un grupo de mamis primerizas que fue lo único positivo que me dejo el curso prenatal.Y poco a poco me ido adaptando a los cambios que trae el ser mmamá, a organizarme mejor.

Gracias Mari por compartir tu experiencia.
Es así, creo que lo peor es eso la gente que se va hacia los extremos, yo también tuve una cesarea con Miranda y eso no me hizo menos mamá, y bueno quizas tuve y tengo la suerte de ser una vaquita lechera y nunca tuve dificultad con amamantar, pero entonces luego vienen los que te preguntan que hasta cuando, al final siempre hay gente, que quizas sin mala intención te hace cuestionar más de lo que ya se cuestiona uno como mamá!
Qué bueno que conseguiste la ayuda que necesitabas y pa´lante!

Que buen escrito Mahium; es así lamentablemente nadie te dice las cosas y sentimientos negativos de la maternidad, nadie te prepara para eso; por el contrario Te dicen que es lo máximo que todo es hermoso; y cuando una se encuentra con la realidad se siente como «la peor madre del planeta»…. Las que ya somos mamás deberíamos hablar más con la verdad; el problema es que siempre hay jueces por allí. Un besito

Gracias Glenda!
Así es, siempre hay alguien viendo para opinar, bueno o malo, así que hay que hacer lo que te haga sentir bien y sea sano para tu bebe, para ti y la familia, que ya demasiadas cosas se viven a medias, como para dejar de hacer o sentir por temor a lo que los otros puedan decir.
Menos mal que esto queda guardado para leerlo de vez en cuando jejeje!
#hablemosconlaverdadsermamaeslomaximoperoagobia

Deja un comentario

Related Blogs

Posted by Maihum | 18 mayo, 2020
5 Actividades infantiles para hacer en casa
Si algo me queda claro, es que el mundo acaba de cambiar, el 2020 llegó con fuerza. Y estar en casa es la nueva moda, o necesidad, de cualquier manera,...
arena mágica casera
Posted by Maihum | 4 mayo, 2020
Arena mágica DIY: con solo dos ingredientes caseros
Mantenerse jugando en casa puede ser un reto, pero dos ingredientes y un poco de imaginación y listo tenemos nuestra arena mágica casera (más…)
plastilina casera
Posted by Maihum | 17 abril, 2020
Cómo hacer plastilina casera o masa de sal
Estamos viviendo en el mundo real de ficción Porque ni la película más visionaria podría haber escrito un guion así. Países completos en aislamiento, con mejores o peores condiciones. Espero...
A %d blogueros les gusta esto: