Viviendo la Lactancia Materna

Cuando comencé con la lactancia materna no sabía lo que me esperaba, creo que puedo decir que tampoco me imaginaba cómo sería realmente. Sí leí mucho, quería estar informada de lo que tenía que hacer, pero en el fondo lo deje como ‘tarea para otro día’ 

Cuando comencé a investigar en el mundo de la maternidad me quedaba loca, habían historias de pechos adoloridos, pezones agrietados, sangre, y mucha frustración. Los que apoyaban la lactancia materna decían que había que lograrlo sí porque sí. Pensar en un tetero y fórmula era como fracasar como madre. Ojo, no estoy diciendo que esto sea así, o con las promotoras de la lactancia materna realmente digan eso, era simplemente mi impresión como mamá primeriza, que no sabía nada y que sólo estaba buscando que era lo mejor para mi bebé. 
 
Así que decidí dejarlo fluir. Creo que hasta hoy esa ha sido una de mis mejores decisiones, gracias a la intuición. 
 
 
dando pecho a Miranda
 
 
Las primeras horas con Miranda  fueron realmente difícil, ella no se agarraba al pecho, solo dormía, y la enfermera menos amable del mundo, me trataba como ignorante por no lograr que ella se pegara a mí, al final de la noche se la llevó para darle comida, y la devolvió a la hora diciéndome que siguiera intentando que no quiso agarrar el tetero. Yo no puedo negar que en medio del cansancio me dio un gustico saber eso, no era yo, era que Miranda era mi hija, y primero necesitaba dormir (risas)
 
No fue hasta que llegó la pediatra a la mañana siguiente para la revisión de Miranda, que se sentó conmigo y me ayudó a a buscar la mejor forma para que estuviésemos cómodas y no sé si fue que ya tenía hambre, que ya se había despertado o todas juntas pero allí comenzó nuestra historia de lactancia.
 
La verdad es que nunca me imaginé que sería así. ¡Sí! en ocasiones quería llorar, tenía mucho sueño las primeras noches, pero luego llego lo mejor, aprendí a darle pecho, dormir y darle pecho y dormir, todo al mismo tiempo, vivíamos en un bucle infinito de teta y cama.
 
Lo mejor eran los momentos  llenos de tanto amor, de momentos de ternura, que nos pertenecían a nosotras dos. 
 
dando pecho a Martín con Miranda cerca
 
Con Martín fue diferente, fue más fácil porque ya sabía muchas cosas, fue más natural desde el momento en que nació, lo pusieron en mi pecho  y el solo llego hasta la tetis y de allí no se despegó. Sin embargo fue más difícil dedicarle ese tiempo de tranquilidad, porque también estaba Miranda, que aun necesitaba o quería algo de mi.
 
Fue un gran trabajo, para mí, bastante canson, al final del día quedaba como dicen aquí, muerta matá, pero lo hemos conseguido, adecuarnos a estos momentos como sea que vengan, muchas veces con Miranda encima acompañándonos, otros mientras lo porteo y juego con Miranda.
 
Yo aposté por la Lactancia materna exclusiva, por todo lo que ofrece, la inmunización, el cariño, el apego, lo práctico y económico que es, y aquí en secreto, entre tu y yo,  el mayor beneficio que me convenció, eso de que ayudaba a rebajar, pues bueno sí, ese no fue  mi caso (me río para no llorar).
 
 
dando pecho a Martin
 
 
Y me siento afortunada, porque para mí no fue duro, al menos no a nivel físico,  ni doloroso, lo más difícil era estar disponible siempre, y aún así lo hice porque fue mi decisión.  Creo que si hubiese sido de otra manera, seguro hubiese desistido, porque para mí esto de alimentar a tu bebé no debe ser algo doloroso, por el contrario siento que debe ser una experiencia satisfactoria y llena de amor, como sea que lo hagas.
 
En fin, ha sido un largo camino, que a veces se siente qué pasa muy rápido y que sin duda no hubiese sido tan fácil sin el gordito a mi lado. Que los buscaba en su cuna y los llevaba a mi pecho, que me busca el agua porque siempre se me olvidaba, que hacía y hace de todo por facilitar y hacerme sentir cómoda y que bebé y mamá estemos bien. 
 
dando pecho a Martin
 
Pero en el fondo creo que lo más importante, y el mensaje que quiero dejar claro, es que cada mujer, cada pareja, cada familia, tiene el derecho de hacerlo de la manera que sea mejor y con la que se sientan a gusto. Si no es con la lactancia materna, con fórmula o mixta, pero que siempre, siempre, siempre reine el amor, el cariño de esos momentos, que son los que quedan y ayudan a ese nexo con el bebé. 
 
 
Blog Comments

Como disfruto y aprendo de tus reflexiones. Te requeteamo

Graaaacias! <3

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Related Blogs

nacimiento
Posted by Maihum | 4 diciembre, 2017
La importancia de las tradiciones
¡Hola a todos! Estamos un poco melancólicos, hace una semana los abuelos se regresaron a Venezuela, luego de estar de visita por más de dos meses. Las despedidas se nos...
una caja de regalo. foto pixabay
Posted by Maihum | 28 noviembre, 2017
Cómo elegir los regalos para los niños
¡Hola! Estamos llegando a esa época mágica, la Navidad, para mí se traduce en magia, todo se ve, se vive y se siente diferente.  El cielo tiene un azul bonito,...
foto familiar con los abuelos
Posted by Maihum | 22 noviembre, 2017
Las despedidas y los niños
Hola a todos,  Hoy vengo con un post un tanto personal, aunque al final creo que todos son personales desde lo que vivo, en fin, quiero desahogarme un poco, así...