Viajar con niños -Mi experiencia-

Mi hermana se graduó ¡Hurra!

¡Felicidades Jessica!

Y por eso nos fuimos a Madrid unos días, que no podíamos faltar en esa celebración,  no todos los días te graduas de artes escenicas, aunque ella ya lo ha hecho tres veces; historia para otro día.

Y el gordito comenzó un nuevo trabajo ¡Hurra!

Felicidades mi vida, que vas avanzando en tus metas y sueños.

Claro que por eso el viaje lo hicimos sin él, que se ve un poco feo pedir un día justo la semana que comienzas el nuevo trabajo.

En fin, que fue una total aventura, si en algún momento dudo de mis capacidades maternas, este viaje me ayudó a reforzar que puedo con todo esto y más, aunque sea un poco cansón!

 

La verdad es que no era la primera vez que viajaba sin el gordito, ya había ido a Madrid un par de veces con Miranda, pero esta vez me superaban en número y además era por más días, así que no voy a mentir, estaba un poco asustada.

El tren de ida, era a primera hora de la mañana, a las 6:45 para ser más precisos, por lo que la mayoría de las personas que iban en el vagón eran ejecutivos que iban de trabajo, y que no me veían de la mejor manera cuando se daban cuenta que en un asiento cercano habían dos niños pequeños.

 

Eso sin duda fue una de las cosas que más ansiedad me provocó en el viaje, viajar con niños pequeños y tener que distraerlos para que no vayan ‘molestando’ al que está al lado es dificil, y más aún si te sientes juzgada aun cuando el viaje ni si quiera ha comenzado.

El viaje fue relajado la mayor parte del tiempo, la emoción de ir en tren tenía a Miranda que no cabía en sí, no quería ni comer, solo ver por la ventana. Eso sí iba preguntando cada cinco minutos, ‘mamá ¿ques ese sonido?’ , ‘mamá, ¿qué ha pasao al tren?’ y así sucesivamente. Los últimos 15 a 20 minutos se acabó el amor por el tren y fue llorar porque ya no quería más tren, pero a decir verdad, la entiendo a esa hora ni yo quería más tren.

Estuvimos un día en casa de una gran amiga, esas que más que amiga es como hermana y se vuelve familia, y Miranda la pasó genial jugando con su hija. Hubo películas, piscina, huevo kinder sorpresa (que es como lo más de lo más para Miranda) y depaso colchonetas para saltar, estaba en un paraíso infantil.

 

Creo que lo importante de viajar con niños es mantenerte flexible, saber que aunque planifiques todo puede cambiar, así que muuuucha flexibilidad, acompañada de muuuucha paciencia. Teníamos en mente días de mucho sol y calor, es más, el primer día fue así, cosa que a Martín no le agradó mucho, el calor lo tenía irritable, no quería nada con nadie, pobre no está acostumbrado a tanto calor, pero solo duró un día y luego  Madrid se volvió Vitoria y no paraba de llover.

El primer día en casa de mi hermana con lluvia y frío, me tocó improvisar, necesitaba sacarlos a pasear para que se distrajeran y quemaran energía, bueno que Miranda corriera, que a Martín le doy tetis y se distrae por horas (risas y más risas) así que me fui con ellos a un centro comercial, lo único que había cerca y los lleve a Ikea, ¡que buen plan! Nunca me hubiese imaginado que mi lugar feliz, pudiese ser el lugar feliz de Miranda, nos fuismos al area infantil y allí pudo tocar y jugar con todo y a mi me dio chance hasta de alimentar a Martín #mommywins. Eso sí, entrar a ikea y no comprar nada es lo más difícil, casi casi lo logro, pero Miranda me convenció y salimos con un tren de madera, super chulo por cierto, y unas marionetas de dedos de animalitos.

 

Lo segundo importante para mi fue anticiparme a situaciones, sabía que si estaríamos paseando, habrían momentos en los que Miranda se cansaría y querría que la llevaran cargada, y pues eso si me cuesta muchisimo, y llevar el patín del carrito de paseo no era opción. Así que el plan fue llevar el fular y el coche de paseo e ir turnando a Martín y a Miranda allí, así que Miranda podía sentarse en el carrito a hacer siestas y descansar de tanto caminar, y Martín podría descansar del carrito en ir en brazos llevandolo en el fular y yo podía atenderlos a los dos.

 

 

Además pude encontrarme con grandes amigos y disfrutar con ellos de algunas horas de risas y alegrías.

En general el viaje fue de lo mejor, todas las noches llegaba agotada, extrañaba demasiado a mi gordito, pero tuve la oportunidad de divertirme, de salir de la rutina, de compartir con familia y amigos. Y además de disfrutar de ellos dos en un ambiente diferente, haciendo cosas diferentes.

 

Y aunque el regreso fue abrumador, la ansiedad de montarse en el tren con carrito, Miranda, Martin y maleta no fue facil, igual que no fue fácil llevar a Miranda las dos veces que quiso ir al baño (ese si que fue mi título de graduación de viajar con dos) , para hacer del número uno y del número dos; por cierto información general los retretes del tren tienen bastante potencia y se llevan todo todito todo!

 

 

  1. Llegar con anticipación al tren, bus o avión, así puedes intentar pasar lo antes posible y evitar ir de corre corre.
  2. Llevar diferentes meriendas para el camino, yo llevé sandwich para el desayuno, jugo/zumo, compota, galletas, fruta y caramelos que estrategicamente utilice para mantener a Miranda sentada durante la graduación de mi hermana
  3. Buscar información de los sitios que queden cerca de donde te estarás hospedando, así podrás ser creativa y buscar soluciones en caso de que haya un cambio de planes inesperado.
  4. Llevar el menor equipaje posible, no sé como lo hice pero lleve solo una maleta de mano, más la pañalera, y ahora estoy segura que otro bolso más y no hubiese podido, ir lo más ligero de equipaje te dará menos problemas a la hora de tener que movilizarte con equipaje y el combo de niños.
  5. Pide ayuda, yo soy la peor para pedir ayuda, lo sé, lo acepto y lo admito publicamente, pero es que si no hubiese pedido ayuda, estoy segura que no hubiese podido montarme en más de un tren, hubiese perdido el metro, y quizás me hubiese hecho pis encima (más risas)
  6. Lleva uno o dos juguetes que sean faciles de transportar, que puedan servir en diferentes ocasiones y que además los distraiga por un buen rato. A Martín le lleve unas pelotas de goma, que también usa de mordedor y eso lo entretuvo un buen rato, a Miranda además le lleve la tableta con unas películas y juegos, aunque solo la uso un ratito en el viaje de vuelta, porque la ventana era más entretenido.
  7. Intenta anticipar cualquier situación que pueda ocurrir y piensa en diferentes formas en las que puedas actuar, eso te ayudará a mantenerte más en calma, sé creativa!!!
  8. En Madrid no todas las estaciones de trenes tienen ascensores, por lo que siempre que voy busco todas las opciones para moverme en donde pueda ir comoda con el carrito, mira que subir y bajar el cochecito de paseo por las escaleras no es lo mejor y menos si le tienes pánico como yo.
  9. Y lo más importante lleva mucho amor, paciencia y comprensión que los cambios de rutina no siempre lo llevan de la mejor manera.

 

Estas son las cosas que me ayudaron a mí, se que cada niño y familia es diferente.

¿Y tu, que otra cosa recomiendas? seguro que hay más cosas que nos pueden ayudar a todos

PD: Mis hijos tienen la tía más cool, la mejor niñera, y de paso experta en recreación, un tanto despistada, pero nadie es perfecto,  una vez más, ¡Felicidades Sis!

 

 

 

 

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Related Blogs

nacimiento
Posted by Maihum | 4 diciembre, 2017
La importancia de las tradiciones
¡Hola a todos! Estamos un poco melancólicos, hace una semana los abuelos se regresaron a Venezuela, luego de estar de visita por más de dos meses. Las despedidas se nos...
una caja de regalo. foto pixabay
Posted by Maihum | 28 noviembre, 2017
Cómo elegir los regalos para los niños
¡Hola! Estamos llegando a esa época mágica, la Navidad, para mí se traduce en magia, todo se ve, se vive y se siente diferente.  El cielo tiene un azul bonito,...
foto familiar con los abuelos
Posted by Maihum | 22 noviembre, 2017
Las despedidas y los niños
Hola a todos,  Hoy vengo con un post un tanto personal, aunque al final creo que todos son personales desde lo que vivo, en fin, quiero desahogarme un poco, así...