Los niños, el juego y la creatividad

Miranda y Martin jugando con la pintura

Hace unas semanas Miranda se estaba comiendo un caramelo, de estos masticables y su papá le dijo que no se masticaba, que se tenía que chupar, por supuesto que yo tenía que preguntarle que por qué,  Y me dijo que si lo masticaba se acababa más rápido. 

Vamos al final, Miranda no estaba haciendo nada malo, y si que se podía masticar. 

No pude sino quedarme pensando en cuantas otras cosas limitamos a los niños porque son ideas Pre concebidas que tenemos nosotros como adultos, o les inculcamos paradigmas, solo porque son la única forma en la que nosotros los vivimos o hacemos.

Miranda y Martin sentados pintando con los dedos juegos de creatividad¿Cuántas veces le pude decir a Miranda que el cuchillo no era un destornillador? A ver, en el juego la imaginación lo es todo ¿por qué no puede ser un destornillador? 

Muchas veces me encuentro diciendo a mis adentros, con eso no se juega así, antes de pensar y ¿por qué no? Mientras que no le esté haciendo daño a ella o a otros, los juguetes deberían ser usados como la imaginación y el juego lo dicte. 

Y es que el juego es parte necesaria en la infancia, es la forma que tienen los niños de elaborar sus miedos y conflictos, que pensamos que no tienen, pero que sí, ¡están allí!

Y es a través del juego que los van resolviendo.

Miranda y Martín llenos de pintura caseraMás de una vez Miranda llama por la noche a sus amigos para decirle que hizo en el día. Y me lleva a pensar que es lo mismo que hacemos los adultos al acostarnos,  pensar que hicimos, que no, como sucedió, e ir elaborando ideas y resolviendo situaciones; así mismo lo hacen ellos.

Entonces decidí hablar con una amiga, que no solo es psicóloga, sino profesora de arte y mamá. 

Le pregunté que opinaba ella, si ella creía que era oportuno estructurar más los juegos, sobretodo lo que tiene que ver con dibujos, en este caso como parte para fomentar la creatividad, ese lado derecho del cerebro que a veces queremos encajar en una jaulita para que hagan exactamente lo que nosotros hemos aprendido que se debe hacer.

Mi amiga Alicia, que es una filosofa nata y habla un montón, me dijo algo que me esperaba y era que como profesora lo que más le costaba era sacar a los niños de sus figuras estructuradas, que llegaban a clases a pintar corazones, estrellas, cuadrados, árboles y sacarlos de allí costaba.

Miranda y Martin jugando con la pintura

 

 

Pero también me dijo algo que me sorprendió, sobre todo porque me di cuenta que yo también lo hago; y es que ella cuando le dibuja cosas al hijo, que tiene dos años, le hace estrellas, cuadrados, corazones y figuras con estructuras. 

Y me di cuenta, que cuando coloreo con Miranda ella tiene unos trazos de lo que le sale, mientras que yo voy haciendo un mar, un barco, una bandera, claro que quiero mostrarle cosas, y enseñarle, pero también es porque me cuesta como adulta enfrentarme a ese papel en blanco, y hago siempre los pocos dibujos que sé hacer. 

Mi amiga, me dijo, hagamos que nuestros hijos nos enseñen de ingenio y creatividad y nos muestren el mundo con ese asombro con el que lo ven 

Que un día se haga un juego a lo loco, que nos ensuciemos, que la cocinita sea un taller y las herramientas sean los cubiertos y otro día se hace un juego  más estructurado y que se logre un equilibrio.

Y quizás antes de decir ¡no! Eso no se hace así, le preguntemos porque lo hacen, que piensan.

Y seguro que quedaremos boquiabiertos, porque si que tienen su propia lógica en la que no dañan a nadie. Al final del día irán al colegio y allí tendrán un montón de reglas y estructuras que luego podremos fomentar.

Pero creo que es importante crear un mundo en donde las limitaciones no estén en nuestra mente y que la creatividad nos ayude a crear ese entorno feliz en el que deseamos ver crecer a nuestros hijos.

¿Y tu eres de dejarte llevar en el juego, o también vas diciéndole cual es la manera ‘correcta’? Cuéntame un poco.

PD: Si quieres ver la receta de esta pintura casera, que se hace en un pis pas, la tienes aquí. Miranda disfruto de todo el proceso porque pudo ella ver y ayudar a hacer su pintura 

Besos, amapuches y nos leemos pronto, 

 

Blog Comments

Excelente! Me encanta. Comparto contigo y con tu amiga Alicia, esa visión distinta de poder darles rienda suelta a la imaginación del niño y no tratar de querer estructurarlos a nuestra manera. En el balance está el éxito. Y debemos ser nosotros los que vayamos aprendiendo a su manera. Un abrazo! 🙂

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Related Blogs

Posted by Maihum | 3 febrero, 2018
Ideas de disfraces fáciles para hacer en casa
Holaaaaa, Esta semana vengo con doble post, no lo suelo hacer, pero falta una semana para carnavales, y no quería dejar de compartir más ideas de disfraces caseros que se...
Posted by Maihum | 30 enero, 2018
Cómo hacer un disfraz casero tú misma
Holaaaaa,  Hoy les traigo unas ideas de disfraces para carnavales, caseros y para hacer tu misma, te lo juro, super fácil de hacer, un poco de fieltro, hilo, aguja y...
Posted by Maihum | 22 enero, 2018
Sesión Smash the Cake -casero- Martín Cumple Uno
Martín, Cariño, ¡Feliz Cumpleaños! [sé que llego una semana tarde] Tu primer año de vida, lleno de grandes hitos, lo que has crecido, y lo que hemos aprendido de ti,...