El día que parí y volví a nacer

Hola!!!

A menos de una semana del primer cumpleaños de Martín, no puedo sino intentar recordar como me sentía hace justo un año, como estaba de nerviosa, ansiosa y ya lista para traerlo a este mundo. Sin imaginar como me iba a cambiar la vida. 

A Martin lo parí, y así mismo cuando nació él, nací yo otra vez.

De verdad te lo juro que jamas pensé que yo podría parir naturalmente, bueno con anestesia claro está, pero así empujando y pujando.

El día que volví a nacer

Mucho menos los imagine luego de que tuve a Miranda por cesárea, en Venezuela que son pro cesárea, jamas se les ocurriría que alguien después de una cesárea intentara irse por parto natural.

La verdad es que tampoco lo escogí, aquí es así, primero intentas parir y luego sino pues plan b.

Debo decir que estaba asustada, pero en el fondo muy en el fondo yo quería eso, lo más natural, principalmente por la recuperación y porque con la cesárea yo la pasé fatal.

parir y nacer con tu luz interior

No podía imaginar otra recuperación así sumándole a la ecuación una niña de dos años que necesitaría más atención que nunca.

Tuve un parto súper rápido, la primera contracción la tuve a la 1:30 am y a las 10:25 ya Martin había nacido.

Eso si no fue fácil, aun cuando me reía entre contracciones y seguía hablando como si fuesen las 4 de la tarde y estuviese tomándome un café por allí.

La epidural no me hizo efecto y me la pusieron dos veces, la segunda vez solo durmió una parte, por lo que igual viví todas las dolorosas contracciones.

Pero si hoy me preguntas, lo volvería a hacer, tuve las mejores matronas en ese momento, que me hicieron sentir cómoda, estaba con el gordito que no dejaba de preguntar todo lo que pasaba para aprender [es un nerd y que no quede duda de eso] y lo mejor, a parte del resultado ese gordito delicioso, es que yo volví a nacer.

parir y nacer, busca la luz interior

Ese día me di cuenta de lo poderosas que somos las mujeres, mamás o no, embarazadas o no, cesareadas o no.

Todas tenemos esta fuerza increíble y solo necesitamos descubrirla.

Yo aprendí mucho cuando nació Miranda, con ella aprendí a ser mamá, a confiar en mi instinto, a no dormir y tener energía.

Pero con Martin aprendí lo fuerte que soy, de que la creatividad está en mi y sacarla me hace feliz, que soy capaz de lograr lo que me proponga y que dormir es algo que está sobrevalorado [bueno esta última más que todo porque no me queda remedio]

Martin está a punto de cumplir un año, y con este gran hito, celebró nuestras vidas que sin duda han mejorado desde que él llegó a nuestra familia, a mi vida.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Related Blogs

Posted by Maihum | 16 abril, 2018
¿Criar en igualdad de género?
Criar en igualdad de género no es tan fácil como puede parecer, pero si necesario para el futuro de nuestra sociedad
Torre de aprendizaje
Posted by Maihum | 12 abril, 2018
Torre de aprendizaje hecha en casa: Nuestra experiencia y recomendaciones
Hace más de un año que me encontré, gracias a Instagram, la maravillosa torre de aprendizaje, me parecía súper sensacional, porque presta una ayuda importante para que los niños que...
Posted by Maihum | 9 abril, 2018
Piel atópica: nuestro truco para tratarla
Cuando Miranda era bebé tenía una piel normal, con colocarle crema de bebé luego del baño era suficiente, hasta que nos mudamos y conocimos el invierno, y con éste conocimos...