Aprendiendo a compartir

Ahora que Martín se mueve con más agilidad y le interesan los objetos que está a su alrededor, es muy común ver a Miranda que le va quitando los juguetes, que le dice que juguete puede agarrar y no querer compartir lo que es suyo.

¡Qué difícil es compartir!

Miranda le presta su muñeca a Martin

Y lo más fácil de pensar es que Miranda es mala por no compartir sus juguetes con un bebé, o con cualquier otro niño, si lo ves desde afuera, seguro que lo primero que vendría a la mente es que es una consentida, egoísta y algo hay que hacer.

Pero la verdad, es que es total y absolutamente normal, aunque me saque más canas explicarle a Miranda que Martín también tiene juguetes, y que también puede jugar con los juguetes que ella no está utilizando.

Miranda y Martín en una piscina de pelotas

A los dos años las emociones primitivas ya están instaldas en su cerebro, y ya comienzan a identificarlas en ellos mismos y en otros, pueden saber con más fácilidad si mamá está brava o triste, o si ven a otro niño llorar o gritar intentan adivinar que les puede estar pasando.

Aun así se les hace imposible ponerse en el lugar de otro, todavía sus funciones cerebrales no estan lo suficientemente maduras para lograr lo que conocemos como empatía, vamos que a muchos adultos se les hace dificil, imagina a un niño de dos años que comienza a descubrir el mundo de las emociones y que aun no puede controlarlas, manejarlas o ponerlas en pausa.

Es por esto, que es muy común ver por la calle niños que gritan, lloran y patalean cuando sus necesidades no son atendidas de manera inmediata, o simplemente no se les da lo que quieren en el momento que quieren. A ver, mi día a día es así, llantos que se encienden cuando explico que hay que esperar un poco, que no se puede comer chocolate a las ocho de la mañana, o que si está lloviendo no podemos ir al parque aunque salgamos con paraguas.

Martín con los juguetes

Creo que a veces lo más dificil de estas situaciones es lo que nos hacen sentir a nosotros los adultos, a mí me pasa que Miranda tiene una lógica que me deja con la boca abierta, me dice por ejemplo que el brinca brinca que tiene Martin no sirve porque Martin no brinca, pero si sirve como columpio, lo que para ella pues tiene razón, aunque no anule mi razón, de que el brincador no puede ser utilizado como columpio porque así lo dice en las instrucciones y se puede caer. Por esto es que a en ocasiones me puedo frustrar, y me pregunto ¿cuántas veces hay que repetirle las cosas para que las entienda?

La respuesta es fácil, todas las veces que sea necesario.

Estoy segura que muy muy muy en el fondo nuestros niños van comprendiendo y aprendiendo los comandos, instrucciones y aprendizajes que le damos, simplemente, como todo ser humano hay días en los que no quieren, sienten mucho o también se frustran y es cuando nos toca intervenir otra vez, con paciencia y explicar la situación.

Miranda y Martín en los columpios

Por ejemplo, nos pasa en el parque, Miranda ama subir al columpio, pero cuando ya tiene un buen rato allí y hay más niños le explicamos que el parque es de todos y hay que compartir, al principio no le gustaba mucho la idea, aun en ciertas ocasiones no le gusta, pero ella misma, luego de pelear un poco y quejarse, pide bajarse para que otro lo use.

Otra situación familiar, es llegar al parque con muñecas, carritos y pelotas y dejarlas tiradas, por supuesto esto es una invitación abierta a que otros niños quieran usar esos juguetes, cuando esto pasa, Miranda viene a defender su propiedad, intento recordarle que los juguetes se pueden compartir y que ella no los está usando, pero dejo que ella tome la decisión, al final del día son sus juguetes y pienso que lo más importante es que aprenda a que no es una obligación prestar sus cosas.

Así que hoy dejo por aquí algunas de las cosas que hacemos nosotros en casa, y que por supuesto puede ayudar a otros niños para aprender este proceso de compartir, aun así recuerda, que esto es normal hasta los cinco o seis años, así que paciencia, paciencia y más paciencia.

Tips para enseñar a compartir a nuestros hijos 

  • Hacer turnos para que todos puedan jugar con los juguetes; los podemos ayudar haciendo negociaciones, un jugete por otro, por ejemplo.
  • Dejar que juegue con otros niños, encontrar espacios en los que pueda socializar y aprender a jugar con otros, esto les enseñará a tomar turnos, a compartir y saber como pedir jugar con otros juguetes que no sean los suyos.
  • Con paciencia y amor explicarles, cuantas veces sea necesario, en ocasiones más de una vez al día, que no todo es de ellos, que hay cosas que son de papá, de mamá o de algún hermano y se los prestan a ellos.
  • Dejarlos que formen parte del proceso, si no quiere prestar un juguete en específico, que otro puede prestar.
  • Ser ejemplo de generosidad en casa, y mostrarlo con hechos, que siempre se graban más que con las palabras.
  • Traducir sus emociones, siempre que reconocemos que pueden estar bravos o tristes o molestos y que los entendemos, suelen sentirse comprendidos y aceptar de mejor manera la situación que se vive.

En general esto hacemos ahora, estoy segura que en lo que Martín tenga unos meses más tendremos que usar nuevas técnicas, así que este tema da para mucho. Y tú ¿cómo ayudas a tus hijos a aprender a compartir? quizás tu experiencia también me ayude a mí!

 

Deja un comentario

Related Blogs

Posted by Maihum | 21 mayo, 2018
La historia de nuestro Colecho Obligado
El mes pasado cumplimos tres años de haber llegado a España, por lo que también cumplimos tres años de colecho obligado. Y digo obligado porque no era lo pretendíamos hacer,...
5 Premisas para mejorar el vinculo con los hijos (3)
Posted by Maihum | 7 mayo, 2018
5 premisas para mejorar la relación con los hijos
Desde hace unos meses he estado intentando recuperar espacios para mí, recuperar cosas que me hagan volver a recuperar energías para el día a día. Luciana de @lechouchou comenzó un...
Posted by Maihum | 16 abril, 2018
¿Criar en igualdad de género?
Criar en igualdad de género no es tan fácil como puede parecer, pero si necesario para el futuro de nuestra sociedad
A %d blogueros les gusta esto: